Como navegar sin dejar huella en Internet

Antes la mayor preocupación que teníamos a la hora de navegar por Internet era que pudiesen robarnos nuestros datos. Cada día escuchamos historias sobre servicios online que han sido hackeados, usuarios a los que les han robado sus datos bancarios de una u otra forma y todo ese tipo de cosas que existen desde el principio de los días de la red.

Para evitar esto suele bastar con tener cuidado con donde metemos nuestros datos, fijarnos en que los sitios tengan los certificados actualizados, etc.

Pero que no nos roben nuestros datos más sensibles no quiere decir que estemos navegando de manera inocua ya que a cada paso que damos vamos dejando miguitas por las que nos pueden seguir.

¿No te ha pasado que buscas un casco de moto y te están saliendo anuncios de motos durante los siguientes 20 días? Eso es por las cookies, todos los sitios las tienen y en ellas recopilan información sobre nosotros.

Además de Google y de las webs que visitamos, también nuestro proveedor de internet recopilar datos sobre nosotros y puede que y como lo hacemos.

¿Quieres navegar seguro? Veamos unos pasos y que nivel de seguridad nos dan.

Navegación Oculta o de Incognito ¿Funciona?

Si, pero sólo para lo que está pensada. Es decir, si lo único que queremos es que no nos vayan metiendo cookies para hacer luego remarketing e ir persiguiéndonos con los anuncios por todas partes, funcionan bien.

También sirve para no ir dejando historial de navegación, etc.

Todos los navegadores más populares tienen navegación en modo de incognito. Firefox, Opera, Edge o Google Chrome lo tienen y muy accesible. Por ejemplo, en Google Chrome y Opera se puede abrir una pestaña de incognito nueva con la combinación de teclas Ctrl – Shift + N.

Navegación anónima con proxys

Lo comentario anteriormente, junto al uso de bloqueadores de publicidad, es muy útil para evitar que nos persigan con la publicidad pero no es suficiente si lo que queremos es navegar de manera anónima y privada.

Si no utilizamos una VPN o Proxy, nuestra compañía telefónica seguirá pudiendo rastrear todos nuestros movimientos en la red. Y suelen tener obligación, y posiblemente interés, en guardar estos datos durante bastante tiempo.

Para navegar de manera anónima y segura lo ideal es utilizar un proxy http privado. Es importante esto último, que sea privado, y anónimo, ya que si usamos uno gratuito de los que se pueden encontrar en Internet volveremos al punto inicial, no tendremos el control.

Al contratar un proxy privado hay que asegurarse de que sean 100% anónimos, es decir, que no guarden logs y que sean dedicados exclusivamente para nosotros.

Todos los navegadores permiten el uso de Proxys, sólo tenemos que irnos al apartado de configuración e introducir los datos que nos hayan dado al contratar.

Estos datos suelen ser una dirección IP, un puerto y un usuario y contraseña.

Una vez que lo hemos configurado podemos ir a una web como What´s My IP para comprobar que ya estamos navegando desde el proxy y no desde la IP de nuestro proveedor de Internet.

 

Formato: 
htm