La visión en los ejércitos

Hasta la fecha, debido a la conscripción obligatoria y al no existir pirámide poblacional invertida, el tema de las capacidades de visión en las FAS de cualquier estado, no tenía demasiada importancia. Ello era debido a que podían escoger a lo miembros, pues había muchísimos. Hoy, con unas FAS profesionales y voluntarias, los reclutadores ya no tienen dónde escoger y deben aceptar a quienes se presentan.

Dejando a un lado a los que padecen patologías oculares y de la visión, y a aquellos con ametropías cuya cuantía, por pérdida de AV les haría causar baja si perdieran las gafas o porque el puesto militar no admite su empleo, hay que contentarse con reclutas o candidatos con buena AV de lejos y aquellos con leves ametropías. Junto a la AV estática, habría que valorar, para determinadas funciones la AV dinámica, la adaptación a condiciones escotópicas, de entorno visual reducido y plataformas inestables, como son las aeronaves, buques y blindados. También, dejando unos cuantos puestos más aptos para urbanitas, acostumbrados a la visión de cerca, el empleo en las FAS viene determinado por la visión de lejos y a campo abierto.


Militar con gafas

Por poner un ejemplo, los soviéticos, debido a su exceso de población aunque no en las etnias seguras, no permitían que los aquejados de pequeñas ametropías fueran al combate con gafas, que únicamente eran usadas y para cerca los los mandos superiores présbitas. Los puestos de estos infelices no precisaban de una excelente puntería, pues se les acostumbraba al asalto mecanizado próximo. Otra cosa eran los tiradores de élite y las fuerzas aerotransportadas y especiales quienes, por sus exigencias superiores, debían gozar de una AV superior, "de piloto de aviación" como así la llamaban. Otro aspecto médico que se cuidaba en los pilotos y en los marinos, así como en los apuntadores de artillería, eran la visión de color. Junto a ello, los pilotos, debido a las varias G de aceleración a que sus cuerpos podían estar expuestos, pese a los trajes especiales, eran explorados en el tema de la retina, para no tenerla demasiado elongada o con hipertensión. Aquellos que operaban aeronaves de la Marina o de la Infantería de marina, también estaban expuestos a tener que operar sus aparatos desde plataformas inestables, por lo que la coordinación, ojo -mano- pie era exigida.

Si nos decantamos por los marinos, debían estar habituados a tener un buen subsistema del equilibrio pues los buques casi siembre operan como plataformas muy inestables, salvo los submarinos que son los más estables de todos. A ello había que añadir el sentimiento de claustrofobia producido por compartimentos pequeños, con pocos metros, como mucho de horizontes visual y pocas oportunidades de mirada a lo lejos, ninguna en un submarino, salvo para el comandante y los oficiales. Sumas a ello visión en condiciones escotópicas, pese a luces rojas. Incluso así, muchos operadores de sistemas con pantallas debían añadir el tener que seguir cada lucecitas o dibujo en una pantalla durante horas en movimiento inestable. Además del sistema de equilibrio, había que potenciar los movimientos oculares y acciones de seguimientos visuales. Algo menor en el caso de las dotaciones blindadas de tierra. En cuanto al combate "puro" de infantería en montaña, bosque o terreno urbano, la percepción debía ser muy alta para distinguir en décimas de segundo, movimientos por la periferia del campo visual y para poder percibir en tu campo visual lo que en condiciones normales eras incapaz.

Todo lo anterior indica que los candidatos que superen las pruebas médicas deberían ser entrenados en agudeza visual estática, pero sobre todo dinámica, en percepción de siluetas y formas, también en sensibilidad al contraste, en mejora del equilibrio, de movimientos oculares, y en el empleo de ayudas ópticas en visión cercana para aquellos que deberán pasarse horas enteras delante de pantallas.

Formato: 
htm